Ruido en casa: niveles máximos en Salamanca

Cuando el descanso y el ruido conviven pared con pared, surge el conflicto. Tocar un instrumento musical, dar una fiesta, realizar actividades a deshora… A menudo ponemos a prueba la paciencia de los vecinos. Ruido en casa: ¿Dónde está el límite, cuánto se puede hacer? ¿Cómo se mide y cuál es la sanción?

ruido-vecinos

El marco legal

La normativa sobre ruidos está jerarquizada en cuatro instancias: europea, nacional, autonómica y local. En consecuencia, cada municipio tiene su propia Ordenanza en esta materia. A modo de ejemplo, aquí examinaremos el caso de Salamanca.

Sí, los municipios se reservan cierta competencia para regular los niveles de ruido, las franjas horarias, el procedimiento y la cuantía de las sanciones.  

¿Cuánto ruido se puede hacer?

Tenemos dos factores clave: el límite de ruido depende del lugar y la hora. Tenemos derecho a hacer ruido en casa, pero dentro de los máximos permitidos. Hay límites diferentes para cada tipo de ambiente, y en un mismo ambiente los niveles varían entre el día y la noche.

fiesta en casa del vecino

La hora

El objetivo de la normativa sobre ruidos es proteger el descanso y la salud de las personas. En base a esto, los máximos se reducen en horario nocturno, de 23.00 a 8.00 horas. Así que presta atención al reloj y desecha la creencia generalizada de que el baremo cambia a las 00.00. Otras ciudades incluyen una tercera franja horaria: la vespertina, entre las 19.00 y las 23.00.

El lugar

Resulta curioso, pero a efectos legales no es lo mismo molestar a un enfermo en la cama de un hospital que en la cama de su casa. Hay límites distintos para hospitales, colegios, iglesias, teatros, comercios, etc.

Dentro del ambiente residencial, estaremos de acuerdo en que la molestia ocasionada no es la misma si el ruido se escucha en el portal que en tu dormitorio. Por eso, el nivel máximo permitido depende del tipo de habitación donde se escucha. Aquí tienes las zonas y los límites máximos diurnos (D) y nocturnos (N), expresados ambos en decibelios:

  • dormitorios: D 32 – N 27
  • salas de estar: D 35 – N 30
  • pasillos, aseos y cocinas: D 40 – N 35
  • zonas de acceso común: D 50 – N 40

El procedimiento

El procedimiento se suele iniciar con la llamada de un vecino, pero también es posible iniciarlo de oficio, sin llamada previa. Dos funcionarios se presentan en casa del vecino con un sonómetro homologado y calibrado por la Junta de Castilla y León. Son instrumentos de una precisión máxima. Baste saber que la pieza situada en la punta del aparato ronda por sí sola los 6.000€. Como para dejárselo caer…

Se toman tres mediciones de diez segundos, y se calcula la media de decibelios de cada una. A los valores resultantes hay que restarles el ruido de fondo, que también se mide. Los detalles técnicos son sumamente complejos, puedes consultarlos aquí. Como curiosidad, la medición nunca se toma junto a la pared, porque en este punto no se percibe la intensidad real.

Si el resultado supera los límites de ruido, se levanta un acta de denuncia. Para ello se requiere al emisor de los ruidos para que facilite sus datos. Presentar resistencia o proporcionar datos falsos constituye una infracción aparte. Lo más sensato es firmar el acta porque no implica conformidad con los hechos denunciados.

Sonómetro Bruel Kjaer

Sonómetro Bruel Kjaer, utilizado por la Policía Local de Salamanca

Las sanciones 

El encargado de confirmar el acta y cuantificar la sanción es el técnico de ruidos del Ayuntamiento, atendiendo a distintos criterios: el grado de molestia, la intencionalidad, la reincidencia y las circunstancias del responsable. La Ordenanza clasifica las infracciones en leves, graves y muy graves.

  • Leves: apercibimiento o multa hasta 750€ (la mayoría quedan entre 150 y 300 €).
  • Graves: multa hasta 1500€
  • Muy graves: multa hasta 3000€

Si el ruido procede de un local o establecimiento, la multa puede ir acompañada también de la clausura o cese de actividad o instalación por un periodo de entre 15 días y 3 meses.

Conclusión

Moderación, diálogo y sentido común son claves para la buena vecindad. Pon la venda antes de la herida. Evita hacer ruido en casa si no es necesario, o busca la mejor hora. Habla con tu vecino y pregúntale cuándo es menos molesto para él, te lo agradecerá y será más receptivo a que desarrolles tu actividad.

En comparación con otras ciudades, Salamanca tiene una normativa ligeramente más permisiva con el ruido. Por ejemplo, aquí el máximo nocturno en dormitorio son 27 dB, cuando en la mayoría de municipios es de 25 dB.

Si eres músico considera estas opciones: alquilar una sala de ensayo, utilizar sordinas, mantas para pianos de cola, cascos o amplificador pequeño para instrumentos eléctricos…

¿No sabes cuántos decibelios generas con tu actividad? Te recomiendo descargar un sonómetro gratuito para iOS y Android, hay varios para elegir.

Para conocer los detalles de la regulación local que te afecta, busca la ordenanza en la página web de tu municipio. Este artículo resume algunos apartados de la ordenanza del Ayuntamiento de Salamanca para la protección del medio ambiente contra la emisión de ruidos y vibraciones.

solucion al ruido

David Calabrés, guitarrista.
Clases de guitarra y repertorio para bodas y eventos.