By David Calabrés 21 mayo 2020 In Noticias

Los tutoriales musicales de este salmantino que están triunfando en YouTube durante el confinamiento

De profesor en la Escuela de Música de Villares de la Reina y músico en directo, a youtuber de éxito gracias al confinamiento. La vida del salmantino David Calabrés ha dado un giro de 180 grados en esta cuarentena. Hace un mes, apenas tenía 3.000 suscriptores. Hoy cuenta con más de 65.000 seguidores de sus tutoriales para aprender a tocar la guitarra.

“Hace un mes, igual que tocaba en bodas o eventos, hacía vídeos que apenas veía nadie. Pero los tutoriales sí que interesan a la gente, que entró en el canal para aprender. Uno de ellos se hizo viral y llegó a casi 500.000 reproducciones en YouTube y básicamente explicaba que todo el mundo estaba enseñando mal a tocar la guitarra (se estaban olvidando de las bases musicales), y cómo entender los ritmos. El vídeo causó cierta polémica, pero la gente entró porque se dio cuenta que en 10 minutos, con un poco de sentido común, podía aprender más que viendo 200 vídeos de otras personas que se dedican no a enseñar, sino a promocionar su propio curso. Los tutoriales se están demandando mucho ahora porque la gente quiere aprender bien y, a ser posible, gratuitamente”, explica David Calabrés.

“Tengo seguidores de muchas edades, pero en general el perfil es gente de entre 25 y 50 años que se ha reencontrado con la música en la cuarentena. Es un capricho de adulto. Como apenas había cosas que hacer en casa, se han desempolvado los instrumentos o se han rescatado los que se guardaban con una cuerda de menos. También me siguen músicos de titulaciones oficiales como saxofón o violín que conectan con mis enseñanzas porque en otros canales no entienden nada”, explica el nuevo youtuber.

“Al principio”, recuerda el músico, “mis vídeos estaban grabados en una habitación oscura, sin iluminación, y eran caseros. El de las 500.000 visitas no es ninguna maravilla, pero ya parezco Pedro Almódovar. Compré un micrófono, luces… y hago una mejor edición de los vídeos”.

David Calabrés no se guarda ningún truco en la chistera. Muestra en sus tutoriales todo lo que sabe. Hay un vídeo muy educativo, donde enseña ritmos con iconos de WhatsApp, una idea original que los profesores desarrollan en las escuelas de música. Con un pan, un queso, un chocolate y un plátano explica figuras rítmicas que muchos interesados en la música no conocen. Los suscriptores a su canal de YouTube pueden hacer pequeñas aportaciones económicas mensuales, en ocasiones de un euro, y el músico se asegura así un salario mínimo que le permite seguir ofreciendo contenidos que llegan a países como Venezuela y educan a quien no se puede permitir ningún gasto.

Paralelamente al boom de los tutoriales, David Calabrés está inmerso en otro fenómeno. La demanda de clases online de pago ha subido con la cuarentena de forma significativa. Es enorme. Y le permite obtener un salario adicional dando clases individuales a quienes están en Miami, Estocolmo, Madrid, Barcelona, Marbella…

Con esta nueva vida, Calabrés no sabe si se reincorporará en octubre a la Escuela de Música de Villares de la Reina, un trabajo que le encanta y que se desarrolla en el edificio del Ayuntamiento, un inmueble inteligente donde dando clases se siente como un ministro.

“Tengo que valorar las dimensiones del fenómeno en YouTube. Es una oportunidad que me ha caído del cielo. Si la gente sigue accediendo a clases online, por un lado, y con el canal puedo influir en la educación de miles de personas de alrededor del mundo, me parece más interesante y ambicioso.Y cuando todo se relaje siempre habrá un hueco para atender a los que siempre han estado ahí. De ellos no me voy a olvidar”, concluye el músico y profesor.